Porque el que canta bien, ora dos veces 

La Presentación general del misal romano (PGMR) nos dice que “conviene que el salmo responsorial sea cantado, al menos la respuesta que pertenece al pueblo. Así pues, el salmista o el cantor del salmo, desde el ambón o en otro sitio apropiado, proclama las estrofas del salmo, mientras que toda la asamblea permanece sentada, escucha y, más aún, de ordinario participa por medio de la respuesta, a menos que el salmo se proclame de modo directo, es decir, sin respuesta. Pero, para que el pueblo pueda unirse con mayor facilidad a la respuesta salmódica, se escogieron unos textos de respuesta y unos de los salmos, según los distintos tiempos del año o las diversas categorías de Santos, que pueden emplearse en vez del texto correspondiente a la lectura, siempre que el salmo sea cantado”. 


Cualquiera de las antífonas que aquí compartimos, aunque no se diga con las mismas palabras, expresa la adaptación que la Iglesia ha hecho al canto del salmo en cada país. Sin embargo, al usar estas antífonas deben consultar con el celebrante si la adaptación podría ser utilizada en el canto del salmo aunque no lo exprese con las mismas palabras. 

Escuchar Audio

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

11 − nine =